Search

Amigos de lo ajeno y enemigos de la cultura


Os juro que estoy tomándomelo con humor ahora que ha pasado una semana (que el día que ocurrió todo me temblaban las piernitas). Resulta que la nochevieja madrileña es muy ruidosa, con petardos y jaleo en la calle hasta las tantas (y en mi barrio mucho mas, os lo aseguro). La cosa es que ciertos amigos de lo ajeno decidieron hacerle una visita a mi casa y ver que se podían llevar de regalo de navidad. Por suerte no estábamos (que si no no lo cuento), pero se llevaron todo lo que quisieron y dejaron la casa patas arriba (que creo que es lo que mas rabia me da, la intrusión en tu castillo, en tu intimidad).

Después del susto y de hacer las gestiones policiales precisas (os juro que eran como el CSI, con polvito para huellas y todo), nos disponemos a arreglarlo todo y empezar a ordenar la casa. Pese al susto, tengo que agradecerles que no me tocaran las lanas ni los libros. El cajón de las cosas de costura y las múltiples bolsas de lana estaban intactas (ni siquiera las habían abierto). Y claro, de los libros no se había movido ni el polvo. 
La conclusión es que, a los ladrones les gusta el dinero y el oro, pero las letras y el ganchillo no. Casi que me alegro de ser pobre, saber leer y que me guste la lana!!!
P.D: Mensaje para la madre de los apandadores: Madre Apandadora, enseñe a sus hijos a leer y hágales un par de bufandas, que el invierno en Madrid está muy frío y la cosa no está para perder el trabajo por una gripe.

8 Comments

Deja un comentario