Search

Año 1

Hace un año todo cambió. El mundo se agitó muy fuerte para mi y ha tardado un año en recolocarse. No todo está en su sitio, pero ¿quién puede decir que tiene todo colocadito y reluciente en su vida?.
Cuando todo pasó no pensaba que mi vida necesitara muchos cambios, de hecho ya estábamos en proceso de una gran proyecto que era tener nuestro segundo hijo. Pero el azar es así. Me tocó estar en el sitio equivocado en el peor momento. Así que el empezar de nuevo fue casi obligatorio.
Podría quedarme eternamente lamentando el “y si …” pero prefiero quedarme con el “gracias a que…”.

Esa tarde yo venía de hacer algo que adoro, que es ayudar a los demás. Ayudar a mis chicas de Lana Connection a cargar bolsas de lana para el taller de la Fundación Aladina, ayudar a una señora a abrir la puerta del hospital Niño Jesús de Madrid para que pasara el carrito de su bebé, ayudar a una compañera del trabajo a resolver un problema por teléfono y ayudar a mi estómago a combatir las nauseas con una manzana. Y si no hubiera estado haciendo todo eso, habría estado en mi casita leyendo o tejiendo. Y entonces no habría estado montada en un taxi que fue arrollado por un autobús en pleno centro de Madrid y embarazada de 4 meses.
(…)
Pero gracias a todo eso aprendía  parar, a escuchar a mi cuerpo dolerse, a disfrutar de mi barriga que ese día empezó a moverse y ya nunca dejó de hacerlo (bueno, ahora se mueve fuera de mi en forma de bebé rollizo y sonriente) y aprendía a pedir ayuda. Y entonces empecé a ver las cosas de otro color, de mas colores en realidad.

(…) Entre medias de estos dos últimos párrafos hay un paréntesis lleno de médicos, abogados y teléfonos sonando, pero eso es otra parte de la historia muuuuy aburrida que la vamos a pasar rápido.

Y aquí estamos, yo y mis colores un año después. Un poco mas ocupada, mas sonriente y mas despeinada, pero estoy!

Feliz cumpleaños para mi.

7 Comments

Deja un comentario