Tejer amor propio

Hace diez años hice estas coderas de corazón para un jersey y sin quererlo se convirtieron en la entrada del blog más compartida. Luego vinieron algunas más, pero que un blog internacional como makezine se fijara en mi fue todo un hito. Recibí un montón de visitas y atención que no esperaba. Por aquella época eso del autocuidado no existía para mi, y el amor propio yo lo entendía más como soberbia que como orgullo. Que ingenua y equivocada estaba.

Yo tejía para mantener las manos ocupadas con un stress que no dio la cara hasta mucho después. Así que hice coderas para arreglar con ellas muchos jerséis y chaquetas, hice versiones con grannies y hasta con tapetes viejos de la abuela. Un sinfín de variedad y de parches que he perdido la cuenta. Olvidado casi.

Pero este año algo me las recordó y he decidido revisitarlas para mi y para vosotras. En este año tan complicado en el que hemos aprendido a cuidarnos y a cuidar a los demás, creo que nos merecemos un poco de amor. De amor propio y tejido. Porque hemos aprendido que si no nos queremos y cuidamos poco podemos hacer por los demás. Y me vais a decir que si San Valentín es muy comercial, que si el amor romántico apesta (por fin nos dimos cuenta), que si os da pereza… y en todo tendréis razón. Pero nadie puede ponerle un «pero» a querernos un poco más y mejor.

Y que mejor manera que tejiendo un corazón para adornar nuestra camiseta favorita. Y enseñarle al mundo que detrás de nuestras mascarillas, de la pantalla del teletrabajo y de la preocupación hay amor, mucho amor. Yo he elegido una de mis muchas camisetas de rayas porque empiezo a tener el cuerpo de buen tiempo. El hilo utilizado es Natura de DMC Just Cotton nº 68, pero puedes usar el que más te guste. Me gusta el algodón porque es el que mejor resiste los lavados y el ritmo del buen tiempo, pero con lana y sobre un jersey puede quedar de lujo también.

Como el patrón original ya no existe, he sacado una versión (básicamente porque no recuerdo bien como era) y he montado un esquema para compartir. Os he dejado el patrón de los parches de corazón listo para descargar y tejer. Y en la entrada del otro día de IG compartí un truquito para coser y rematar piezas tejidas con parte de la fibra original utilizada. Aquí está el truco.

Recordad que la podéis poner donde queráis, en las coderas o en la solapa. Adornando un bolso o una bufanda. Ponerle un marco y colgarlo sobre la cama o usarlo de marca páginas en la novela que estéis leyendo. Todo el amor vale, si es bueno y si es tejido, mejor.

Deja una respuesta