• Home
  • Uncategorized
  • Celebramos la felicidad con una receta de bagels, el patrón del chal Ancla y un libro para tus hijos
Search

Celebramos la felicidad con una receta de bagels, el patrón del chal Ancla y un libro para tus hijos

Esta semana se cumplieron 9 años de este blog. Como fue un miércoles cualquiera, preferí esperar al domingo para la celebración. Y este es el post/magazine de celebración de la felicidad, de agradecimiento, de regalos para vosotros (los que hacéis posible este sueño) y de flores.

Empezamos con la esperada receta de bagels, seguido del patrón del chal Ancla que hice para compartir y tejer con vosotros. Terminaremos con el sorteo de un ejemplar de La casa de los Números para vuestros pequeños y un manifiesto por la felicidad.

Estamos de cumpleaños, así que este es mi regalo para vosotros.
Bienvenidos.

Receta de bagels

Si has probado alguna vez un bagel, estoy convencida casi al 90% de que te encantaron. Son unos panecillos en forma de rosquilla suaves y ligeros, algo insípidos y tirando a simplones. Entonces, ?que encanto tiene para que a todo el mundo le gusten? Pues exactamente es eso, que son ligeros y que tiene el equilibrio perfecto entre ser crujientes y suaves.

Muy populares en Estados Unidos, los bagels son originarios de Polonia. Los panaderos polacos los hacían y vendían de tres en tres y la tradición decía que se le debía regalar a una mujer parturienta uno para darle fuerzas en el trabajo que tenia por delante.

Principalmente se hacen de harina de trigo blanco, pero ahora se pueden encontrar de toda clase de cereales refinados o integrales. El secreto para que queden tan esponjosos es que la masa se debe cocer en agua dulce antes de hornearse. La receta que yo os traigo cuece los bagels, pero si no queréis complicaros mucho, os cuento un truco para hacerlos en el horno saltándose ese paso.

Para hacer unos 8 bagels vamos a necesitar:
250 gr. de harina de fuerza (es la harina de panadería con un alto porcentaje de gluten)
120 gr. de agua del tiempo
2 cucharadas soperas de azúcar
15 gr. de levadura fresca prensada (yo uso la levadura en dados de Levitan)
1 cucharada sopera de aceite de girasol
1 cucharadita de leche en polvo

Para cocer los bagels hay dos métodos:
A. una cazuela con agua como para cocer pasta y dos cucharadas soperas de azúcar
B. una bandeja de horno honda llena de agua.

Lo primero que vamos a hacer es disolver la levadura en el agua y añadirle después el aceite. De esta manera mezclamos los ingredientes húmedos juntos antes de incorporarlos a los secos.

En una ensaladera mezclaremos la harina con el azúcar y la leche en polvo. A continuación añadimos la mezcla de líquidos y amasamos con las manos hasta obtener una pelota de masa que se despega bien de las paredes de la ensaladera. Si la masa esta muy seca, podemos añadir un poco de agua, y si por el contrario esta demasiado pegajosa, añade harina con cuidado y amasa bien.

Ahora vamos a dejar reposar la masa hasta que doble su volumen, una media hora aproximadamente, tapada con un paño y tranquila en un lugar cálido.

Pasado este tiempo, colocamos sobre la mesa enharinada y hacemos un churro con ella, sin amasar demasiado ni romperla. A continuación cortamos la masa en 8 trozos y los convertimos en bola redondas. Mientras hacemos el agujero en las bolitas, recuerda tapar la masa para que no se sequen.

 Ahora es el momento de hacer el agujero en los bagels. Haz el agujero presionando dos dedos a cada lado y estira delicadamente la masa entre los dedos para hacerlo mas grande. Recuerda que la masa crece en el cocido, así que haz el agujero un poco grande.

La masa de los bagels debe cocerse antes de meterse en el horno, así que vamos a preparar una cazuela con agua y dos cucharadas de azúcar y la llevamos a hervir. Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego un poco y colocamos los bagels para que se cocinen. Recuerda darles la vuelta a los poco minutos y no tenerlos más de 5 .

Mantén tapados los bagels en espera, sobre todo si no están cocidos aún. En este proceso el bagel crece un poco más, llegando a s tamaño casi definitivo (en el horno crecerán un poco más)

Una vez cocidos, colócalos en una bandeja de horno con papel de horneado y los pintamos con huevo batido. Los puedes decorar con sésamo crudo o semillas de amapola, incluso hay gente que los decora con ajo en polvo o cebolla frita. Pero a nosotros nos gustan tanto dulces como salados, así que las semillas no le dan sabor extra.

Mientras precalienta el horno a 190º. Mete los bagels a hornear unos 15 minutos.


Colócalos bien separaditos porque aun crecerán un poco. Cuando empieces a estar dorados controla el tiempo para evitar que se quemen. Cuando ya estén, saca la bandeja del horno y tapa los bagels con un trapo hasta que estén fríos.

Una vez fríos puedes guardarlos en una caja para galletas y no tardar mucho en consumirlos porque se ponen duros muy pronto.

Aunque tradicionalmente se comen con crema de queso y salmón ahumado, a mi personalmente me gustan calientes con un poco de queso de cabra y espinacas frescas, y de aderezo, unas gotas de vinagre de moras que podéis encontrar en esta receta. También están muy ricos con mermelada o crema de cacao.

Siéntete libre de comerlos como quieras, porque para eso es esta receta, para comer rico y hecho por uno mismo. Buen provecho.

Patrón del chal Ancla

El verano pasado escribí este patrón mientras lo tejía a la orilla del Mediterráneo. La noche de San Juan, en el solsticio de verano, lo terminé y se quedó guardado en una maleta a falta de ponerle los flecos, hasta hace poco. Y pensando en cómo celebrar el aniversario del blog me acordé de el y lo saqué del olvido.

Y este es el segundo de los regalos que os hago por la celebración de estos 9 años. El patrón de este chal es de ganchillo, muy sencillo y se puede tejer casi en cualquier hilo. La técnica es de rejilla usando puntos bajos, cadeneta y puntos altos altos.

El patrón esta hecho para:
Ganchillo de 3 mm
250 gr. de algodón mercerizado (50 gr. para los flecos)
Las medidas finales son de 150 cm de ancho por 70 cm de alto, con 15 cm de flecos. Si eliges un hilo mas grueso, tu chal será más grande, y puedes hacerlo sin flecos si quieres.

La celdilla de la rejilla es pequeña, con lo que el dibujo del ancla queda bastante discreto, así que si quieres hacerlo mas calado puedes hacer dos cadenetas entre puntos altos en vez de una, y dos puntos altos en las celdillas del dibujo.

Este chal se empieza a tejer desde la punta, y el la vuelta 35 comienza el dibujo del ancla. Te recomiendo imprimir el patrón e ir marcando con un lápiz de color distinto cada vuelta que vas haciendo para no liarte con el dibujo.

Los aumentos se hacen en casa extremo de todas las vueltas como se indica en el esquema y al final del chal se remata con una vuelta de puntos bajos. Para hacer todos los flecos iguales yo suelo usar un libro, pero puedes usar lo que te venga mejor a ti para hacerlos todos iguales. Aun así, es conveniente hacerle un poco de peluquería al final, y pasarles el peine.

Estas son algunas de las fotos del verano pasado tejiendo y patronando el chal Ancla 

Me gusta esta fotos porque la punta del ancla
se me ha quedado como una cola de bicha.

 Y así es como queda, un chal fresquito para las noches de verano. Si os gusta y os animáis a tejerlo, os dejo el patrón pinchando aquí o en la siguiente foto. Espero que os guste. Y recordad, podéis escribirme para cualquier duda, subir fotos con la etiqueta #chalAncla o compartid esta entrada con vuestros amigos y amigas tejedoras.

El patrón es gratuito para uso personal, así que compártelo con quien quieras, pero no olvides nombrar la autoría y no lucrarte con el.

Sorteo de La casa de los Números

Como este es un blog al final más familiar que otra cosa, mi hija la mayor ha decidido que también tenia que haber algo para los mas peques. Así que vamos a  sortear un ejemplar del libro La casa de los Números.  Este ha sido uno de nuestros libros favoritos de este año, así que los chicos de Beascoa no han dudado con ayudarnos con este sorteo.

Y va a ser un sorteo sencillo, tan solo tenéis que dejar un comentario en esta entrada y el día 23 de junio lo sortearemos entre todos los comentarios. Si queréis saber más sobre el libro, visitad la ficha que hicimos hace unas semanas.

La casa de los números
de Ana Punset y Lucía Serrano
editado por Penguin Random House
colección Beascoa
ISBN 978-84-488-4448-6

Celebrar la felicidad

Dicen que la felicidad es el estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. (según el diccionario)


Happicidad

Nos pasamos la vida hablando de ella, soñando con ella y buscándola. Y todo ese tiempo lo hemos perdido amigos, ahora lo tengo claro.

Y lo hemos perdido porque en realidad ya teníamos la felicidad ahí, al ladito. Porque la felicidad no es eso que nos cuentan los anuncios de televisión, ni los cartelitos de autoayuda del Facebook.

La vida ha sido amable conmigo, quizá un poco mas canalla últimamente, pero por ahora llevadera. Y creo que he sido feliz muchas muchas veces, pero sin ser consciente de ello. Y eso no está bien, porque si ha existido y no la has sentido es que no has prestado atención. Por eso cada vez estoy más convencida de que la felicidad está ahí, escondida en una sonrisa, en un ataque de cosquillas o en una canción a pleno pulmón con los cascos puestos y con todos los pasajeros del metro mirándote.

No es una felicidad grande y duradera, yo creo que es más bien pequeña, brillantes y efímera, como una estrella fugaz. Y eso no es un problema, porque estrellas hay miles en el firmamento, como felicidades hay por persona.

Así que la próxima vez mira a tu alrededor y busca esa luz, que seguro está detrás de una galleta recién hecha o de un abrazo fuerte. Disfruta de tu felicidad y déjala marchar, porque siempre se va y vuelve cuando menos te lo esperas.

Y os voy a contar un secreto…. una de las cosas que más felicidad proporciona es NO hacer lo que NO te hace feliz. Parece de perogrullo, pero os prometo que funciona.

A mi las cosas que más feliz me hace es participar de proyectos con alma, que portan a los demás y a mi misma. La imagen que ilustra esta entrada es la imagen de uno de estos proyectos. Quedaros con su sonrisa porque dentro de poco la veréis muy a menudo. Se llama Happicidad y encarna el espíritu de la colaboración y los sueños.

Feliz domingo y feliz semana. Y feliz cumpleaños a este blog que es vuestro blog.

25 Comments

Deja un comentario