Inblog

Piedras para una madre


No son gran cosa, la verdad, pero están hechas de cariño. Son el presente para una madre. La que me enseñó a tejer, a cocinar, a discutir (esto último no es nada malo, que de las grandes discusiones se aprende a defenderse, a valorar a los demás y a controlar la ira).

A la que comprendí mas que nunca el día que fui madre (que antes no había epidural y somos cuatro hermanos…). La que acumula mas lanas y revistas que yo (que ya  es difícil) y que se enfada cuando le desaparecen las tijeras de costura.
Para ella son las piedras, embellecidas como nos enseña Resurrectionfern. Piedras de gala.
Y para el que piense que es un extraño regalo, que recuerde que la sabiduría popular nos dice:
Las grandes brechas se rellenan con pequeñas piedras (refrán español)
El sol no puede derretir las piedras (r/e)
Cásate Juan, que las piedras se te volverán pan (r/e)
Piedra movediza, nunca moho la cobija (r/e)
La piedras rodando se encuentran (refrán mejicano)
Un loco echa una piedra al río, 
cien cuerdos no la pueden recuperar (r/e)
El que padece de amor, hasta con las piedras habla (refrán cubano)
Piedras de otras montañas, pueden pulir el jade de estas (refrán chino)
Una piedra ofrecida por un amigo, es una manzana (refrán marroquí)…
Dicen  que debajo de las piedras viven las hadas, que David venció con una a Goliat y que son un buen invento si las metes en los bolsillos un día de viento.
Felicidades mami!!

6 Comments

Deja un comentario