• Home
  • blog
  • Un día gris, calentito y con lasaña
Inblog

Un día gris, calentito y con lasaña

Lo primero que os enseño es el trabajo que acabo de terminar. Son unos mitones chulescos y un chal de verano para mi a miga Isa. Todo en color gris y blanco. Los mitones son muy sencillos, pero lo que si que me ha dado trabajo son los flecos del chal. Al final me encanta el resultado, unos mitones para el fresquito (que parece que ha vuelto) y una bufanda de tela de algodón muy suave para los veranos segovianos (que para el que no lo sepa, son bastante fresquitos por la tarde).

Y un domingo como este, muy gris por esas primeras lluvias primaverales, no podía terminarse sin una receta muy colorida. Hacía mucho que quería ensañaros mi lasaña vegetariana (que no vegana, que tiene leche para la bechamel).
Es muy sencilla y rápida de hacer. Tiene muchas combinaciones, como clases de verduras te encuentras en el mercado.

Para hacer la lasaña se necesitan los siguientes ingredientes:
Lo primero es aclarar que no voy a poner cantidades, ya que esta receta depende mucho de la madurez de las verduras y el tamaño de estas. No es una receta maestra, es solo una inspiración.

Un paquete de láminas de pasta para lasaña (estos eran sin cocción, solo hay que meterlos un rato antes en agua caliente y se ablandan solas)
Leche (si queremos hacer la lasaña totalmente vegana, se puede sustituir por leche de soja. La bechamel queda un poco mas fuerte, pero está deliciosa)
Harina para hacer la bechamel
Aceite (a mi me gusta hacerla con aceite de oliva, pero queda un poco fuerte. Si la queremos mas suave, hay que mezclar de oliva con girasol a partes iguales)
Verduras varias (yo he usado berenjenas, calabacines, pimientos, tomates naturales, champiñones y ajetes congelados)
Nueces (peladas y partidas)
Aceitunas (en este caso negras, pero con las verdes queda igualmente rico)
Margarina (para engrasar el recipiente del horno)
Queso rayado (también lo venden vegetariano, en los herbolarios, sin leche, a base de soja)
Nuez moscada (yo le he usado moliendo la nuez en el momento. El sabor y el aroma son mas intenso. Pero si no tenéis, la venden también en polvo y es mas sencillo encontrarla) 
Sal (una pizquita, que es una medida muy casera y muy imprecisa, la verdad)
Un recipiente resistente al horno y un horno (que todo el mundo se olvida de ponerle en las recetas. El pobre, con lo que trabaja)
Primer paso:
Limpiar muy bien las verduras y trocearlas en rebanadas no muy gruesas. La verdura se va ha colocar directamente cruda en el horno, con lo que no hace falta cocerlas antes. A mi me gusta que queden un poco crudas (como cuando las hacemos al wok), pero si a alguien no le gusta, con sumergirlas en una olla con agua hirviendo y sal, unos minutos basta para que se cocinen mas.  Las nueces y las aceitunas se pican muy finitas. En la foto he colocado las verduras en parejas. Esta será la combinación de cada capa de lasaña. Se les añade un poco de sal.
Segundo paso:
Se usa una ensaladera grande para ablandar las láminas de lasaña. Con agua caliente, se separan las láminas y se dejan en remojo unos minutos, mientras se hace la bechamel.

 Tercer paso:

Hacer la bechamel. Lo primero es poner la leche a calentar. Yo usé un litro de leche entera. Se pone en un recipiente a fuego lento con una pizca de sal. Se le añade un poco de nuez moscada rayada (no hay que abusar mucho, que la recién rayada es mas fuerte de sabor y pica un poco mas que la que ya venden molida).
Mientras la leche se calienta (no debe hervir), se mezcla el aceite y la harina. Este es un truco muy bueno para principiantes, ya que la harina no hace grumos y la bechamel queda muy suave. Cuando ya esta totalmente disuelta, se vierte sobre la lecha caliente y se bate con suavidad. Poco a poco se va espesando sola, siempre sin dejar de batir para evitar grumos. A mi me gusta la bechamel ligera, no muy espesa.
Cuando está a nuestro gusto, se retira del fuego y se reserva para después.





Cuarto paso:

Se engrasa la la bandeja para el horno con un poco de margarina y ya podemos empezar a montar los pisos de la lasaña. Se empieza con una capa de pasta ya blanda (se sacan una a una de la ensaladera donde estaban hidratándose y se escurren un poco antes de colocarlas) y luego se pone encima las verduras. Así en cada capa. Entre capa y capa, se le añade un chorrito de aceite.

Estas son las capas que yo hice: 
La primera es de berenjenas con nueces picadas.


La segunda es de tomates frescos y aceitunas negras.



Tercera capa de calabacines con pimientos


Y la última capa, de champiñones con ajetes.

Así es como quedan las capas terminadas.

Quinto paso:

Una vez que hemos terminado con las capas, se cubren con la bechamel. Se le da unos golpecitos a la bandeja para que la bechamel se reparta bien. También se puede ir añadiendo la bechamel a cada capa, pero en este caso yo no lo he hecho para que se vieran los pasos mas claros en las fotos.
Luego se le pone el resto de la margarina encima y se cubre con queso rayado. Con la cantidad de verdura que yo usé, me salieron dos lasañas como para 8 personas (que somos muchos menos,  pero así tenemos para congelar una bandeja entera. Que buena semana me espera!!) 



Y sexto y ultimo paso:

Se pone el horno a precalentar unos 10 minutos. Se cubre la lasaña con papel de aluminio y luego se mete al horno a fuego lento (180º) unos 30-40 minutos. Cuando ya están hechas las verduras, se gratina un poco la superficie, hasta que quede doradita.

¡¡Y a comer!!  Espero que os guste y lo probéis. Aquí se están chupando todavía los dedos.

Que tengáis una buena semana.

11 Comments

Deja un comentario