Search

Parece que ha salido el sol


Y con el los brotes. Mientras la manta cobra forma poco a poco, las mañanas en la terraza cada vez son mas luminosas, los tulipanes están empezando a brota y las plantas que se helaron el mes pasado están empezando a recuperarse. 

Ya estaba preocupada, que las únicas flores que he visto este invierno son las de ganchillo (en la nieve, claro). Me acostumbré a los inviernos suaves y siempre he tenido flores en la terraza en invierno, hasta que el “clima cambiatico” se instalo en nuestras vidas.
Ahora veo retoños a punto de salir, yemitas tímidas y un aloe al que le han salido un montón de hijitos. 



Parece que el buen tiempo quiere venir, pero le está costando..
Mientras tanto, las frisa tardes invitan a quedarse en casita, a tejer todavía con lana gordita y ha hacer bizcocho en el horno . (¿Os he contado que tengo horno nuevo?. Creo que me voy a casar con el, es maravilloso. Me hizo magdalenas para San Valentín y me ha prometido un pollo asado para el sábado. ¿A que es maravilloso?)
Estos días, he ayudado a mi pequeña Liferose (digo pequeña, con cariño, que me saca casi una cabeza. Nena, fíjate que te he puesto el link en verde, ecológica que es una!) a coser una de susu muñecas. Ella y su pequeño a quelarre tiene la buena costumbre de regalarse artesanía en las ocasiones especiales. Y muchas de esas veces se lo hacen ellas solas (el famoso D.I.Y., que en mi pueblo se dice “yo me lo guiso, yo me lo como” o H.T.M. o hazlo tu mismo. )
Esta vez era una preciosa muñeca para hacer un regalo a una amiga que se va lejos y va a necesitar compañía en el viaje. No tiene nombre, pero tiene un fondo de armario que ya quisiera yo para mis carnes. Disfrutad de ella y animaos, que con una camiseta vieja y un par de retalitos os puede quedar así de mona. Yo aporté el contorno, el ombligo y las teticas…





5 Comments

Deja un comentario