Y llegó el Carnaval

Después del abrupto inicio de año, toca pensar el las siguientes celebraciones. Mas allá de las paganas como el Inbolc, tenemos a la vuelta de la esquina los carnavales. Y que casualidad qye cuend estaba pensando como celebrarlos este año, las chicas de Handbox se pusieron en contacto para proponerme un reto junto a la tienda de telas Ribes y Casals. Podía elegir entre la gran variedad de telas de carnaval, decoración y mercería para crear un disfraz y participar en el concurso del desafío #carnaval21Ribesycasals .

Imaginad la ilusión de participar y pasarme un buen rato eligiendo en la tienda online de lanas de Ribes y Casals . Y con este frío y mis ganas de campo no ha podido salir otra cosas que este disfraz de guerrera del bosque.

Entre la gran oferta de telas elegí este paño de algodón color mostaza y dos telas de pelo artificial, una de oso marrón y otra de borreguito. Y me puede a buscar patrones de trajes tipo medieval mientras llegaban mis telas. Después de darle un par de vueltas y de mirara el material que podría tener en casa ya tenía mas o menos claro que iba a hacer. Siempre procuro usar cosas de mi propio armario para disfrazarme porque así garantizo que estoy cómoda y puedo disfrutar de la fiesta sin pasar frío y sin que sufran los pies.

Así que con una base de vestido y pantalones ya confeccionado, me decidí por hacer una capa sencilla coronada con pelo y una serie de accesorios que completaran el atuendo de guerrera del bosque. Con piezas sueltas de pelo se pueden crear unas botas sobre tu propio calzado, y con una faja de borreguito completar el atuendo. Le añadí un chaleco de cuero que cosí hace muchos años y mi funda de cuero para la hoz y la navaja.

Y llegó la hora de las manualidades. Porque un buen disfraz necesita accesorios hechos a mano para ser realmente único. Unos broches con simbología celta para sujetar la capa, hechos con madera y pintura, una aljaba para flechas y las flechas, claro (el arco lo tengo hace tiempo, pero ya no se puede usar porque esta roto). Un tubo de cartón para planos, fieltro marrón, piezas sueltas de tela y cuerda fue lo que utilicé para la aljaba. Palos de bambú, cuerda y plumas para las flechas.

Y para la puesta en escena, un poco de laca y maquillaje de guerra. Ya me hubiera gustado a mi poder ir la bosque a hacerme las fotos. Pero con esta pandemia es imposible planear una sesión de fotos decente en el campo. Así que con mascarilla y a la vuelta de casa, escondida en el parque, pude hacer estas fotos (es curiosos como nos esta cambiando la vida y la manera de hacer las cosas, así como reflexión).

Igualmente estoy contenta con el resultado y me lo he pasado genial en el desafío de Handbox y Ribes y Casals. Ahora solo queda esperar a que llegue el día de carnaval y celebrarlo en la terraza, bien abrigadita con mi capa y en familia, que ya tendremos tiempo el año que viene de juntarnos.

Os dejo unas instrucciones sencillas de como hacer un disfraz de guerrero por si os animáis a hacerlo. Sirven para todas las tallas y no se necesitan grandes conocimientos de costura. Y recordad que todos los materiales los podéis encontrar en la tienda de telas online tiendadetelas.com . Porque de verdad que un disfraz hecho con tela o fieltro marca la diferencia en comodidad, sostenibilidad y estética.

Feliz Carnaval para todas y no dejéis de celebrar aunque sean tiempos raros. Es una buena excusa para pasar un par de días planeando, cosiendo y disfrazándose.

2 Comments

  • Nitdia

    1 febrero, 2021 at 11:08 am

    ¡Este fue nuestro disfraz familiar de Halloween! Teia, Lluc y Heura hicieron hachas y escudos con palos y cartón y meses más tarde Teia sigue pintándose de vikinga casi a diario

    Responder
    • Clara Montagut

      1 febrero, 2021 at 5:39 pm

      Es que no se que tienen los trajes tan antiguos que nos conectan mucho. Nosotros nos disfrazamos mucho y siempre terminamos siendo entre la época griega y la medieval, de ahí no pasamos.

      Responder

Deja una respuesta