Adviento Bordado

Si el otoño es mi estación favorita del año, la Navidad es sin duda la celebración que más disfruto. Como ya os he contado otras veces, en entradas como las del año pasado con una guía para sobrevivir al espíritu consumista de la navidad, para mi la Navidad no es una celebración propiamente religiosa. Pero si espiritual. O la menos así lo pretendo cada año.

Para hablaros de esto esta prevista una entrada especial la semana que viene, con una guía llena de planes y manualidades para las vacaciones de invierno. Pero he creído que el famoso Adviento bien merecía una entrada exclusiva.

Así que este final del año dos mil veinte se me ha ocurrido hacer una cuenta atrás en forma de bordado. Otros años he hecho recomendaciones de libros, recetas y hasta un calendario de fotos con hitos navideños. Pero este año tan rarito me estaba pidiendo una despedida mas reflexiva.

Estos últimos días en Instagram he ido compartiendo tradiciones de adviento en varias culturas. Desde la corona de adviento cristiana, con las cuatro velas de los cuatro domingos de adviento, hasta la lista de dioses y diosas que nacen en invierno y que han supuesto festividades por todo el mundo. Pero también he buscado rituales y festejos relacionados con el adviento y he encontrado cosas muy interesantes. Una de ellas es la Espiral de Adviento Waldorf, que es una suerte de ritual en comunidad para celebrara la vuelta de la luz, para agradecer y para pedir deseos para el futuro. Os dejo esta entrada de Nitdia y su blog 3 Macarons que lo explica muy bien.

Y con toda esta información en mi cabeza, me puse a buscar maneras de volcar esos deseos y esos sentimientos en un bastidor de bordado. Y recordando los diarios bordados anuales, los dechados de puntos y dicha espiral, surgió el proyecto Bordando Avdviento 2020 #bordandoadviento2020.

El proyecto consiste en bordar cada día, sobre una base de espiral cuyo centro es la luz, un motivo que se inspire en una palabra o deseo. Una lista con palabras sueltas o conceptos que nos sirva de guía para buscar dentro lo que queremos sacar fuera a través de nuestra aguja. Y así recorrer ese camino dando gracias, soltando, nombrando o simplemente decorando los días.

No es un reto propiamente dicho, pero si un ejercicio individual de despedida del año, de soltar, y de crear deseos para la siguiente etapa. Y os aseguro que en mi caso me siento en la necesidad de soltar mucho antes de llenar con cosas nuevas el año.

La dinámica es sencilla, un concepto al día, un bordado al día. compartir en IG con la etiqueta #bordandoadviento2020 y acompañarlo con un texto explicativo si se quiere. O no…
Si elegís acompañarme en este trayecto puede que no os sintáis todas igual. Algunas bordarán objetos puramente navideños, otras haréis creaciones abstractas, otras bordaréis a todo color y otras en blanco y negro. Algunas bordareis tres conceptos del tirón y luego lo dejaréis, y otras programareis la alarma para bordar a la misma hora cada día. Algunas bordareis con la misma puntada todo y otras aporvecharéis para lucir las habilidades con la aguja e incluso aprender puntadas nuevas. Todas las opciones (y mil más) son válidas. Hasta no compartirlo es válido. Hasta no hacer una espiral está bien…

Tan solo os lo propongo como elegir un rato al día para nosotras mismas, para reflexionar, usar el bordado como herramienta de expresión y dejar que salga todo. Vale pincharse, vale llorar, vale deshacer, tachar, cortar y poner parches. Cualquier cosas es válida, porque cualquier sentir lo es. Y este año de sentir tantas cosas nuevas, y no todas buenas, nos ha llenado el bolsillo.

Yo particularmente intentaré compartir cada día mis progresos y os acompañaré, si me dejáis, en vuestro aviento bordado. Todo lo que necesitamos para empezar, la lista de deseos, las instrucciones generales y el esquema para dividir el bastidor en días la tenéis en la sección de patrones aquí.

Instrucciones de uso:

  • Recopilar los materiales (bastidor, tela, hilos, agujas, rotulador borrable y tijeras)
  • Descargar el patrón, imprimir al tamaño de vuestro bastidor y pasar el esquema a la tela.
  • Imprimir la lista de deseos para tenerla a mano.
  • Buscar un lugar donde tener todos los materiales que vamos a necesitar recogidos.
  • El día 1 bordar la espiral, comenzando por el centro del bastidor, la vela del centro y el primer deseo de la lista en la casilla 1.
  • Continuar bordando cada deseo en orden… o no!

Yo ya he comenzado mi bastidor para poder enseñarlo en esta entrada, pero el mismo día 1 de diciembre comenzaré con el FUEGO como primer deseo de la lista. Además he aprovechado para estrenar mi ultimo cuaderno hecho mano para hacer bocetos previos al bordado. ya se que este es un ejercicio de casi improvisación, pero mi alma dispersa necesita un poco de planificación, porque me lo pide el cuerpo ademas. Algunos conceptos los voy a bocetar antes de pasar el dibujo a la tela, aunque luego no quede del todo igual. Así a mi lista voy a sumar un cuaderno y lápices de colores.

Y para terminar y a modo de inspiración, he preparado un tablón de Pinterest con un montón de ideas de bordado, de artistas, de bordados anónimos, de ilustraciones y de paletas de color por si os inspiran y ayudan a darle forma a vuestro arte. También os dejo las historias destacadas que hice esta semana pasada y la web de guía de puntos de DMC (que es la marca de hilos que yo uso para bordar).

Espero que lo disfrutéis, lo bordéis y tengamos un buen proceso creativo. Porque amigas, el resultado casi es lo de menos. Bienvenidas al adviento bordado y que las agujas os sean propicias.

One Comment

Deja una respuesta